Líquido de frenos: Seguridad básica.

Líquido de frenos, esencial en la seguridad del vehículo.

 

Suele ser el gran olvidado de los mantenimientos rápidos. Esos en los que tan solo son protagonistas principales el aceite y los filtros. El riesgo de no realizar un mantenimiento acorde a las necesidades del vehículo por tiempo y/o kilómetros puede ser máximo e incide directamente en la seguridad. Por eso es muy recomendable mantener el vehículo de acuerdo al plan de mantenimiento (Revisión Oficial).

 

El líquido de frenos es el encargado de transmitir la presión a los pistones de las mordazas/bombines y conseguir que los ferodos presionen los discos de freno o tambores.

 

El líquido de frenos debe mantener su estado líquido en situaciones críticas. Estas situaciones se dan en frenadas muy prolongadas (al bajar un puerto de montaña) o en frenadas de emergencia, en las que se llega a temperaturas extremas. Si el punto de ebullición del liquido esta por debajo de estas temperaturas este pasará a estado gaseoso y perderemos la presión del circuito y por lo tanto el freno.


Características y propiedades del líquido de frenos

  • Incompresible (como todos los líquidos)
  • Debe tener un punto de ebullición superior a 230ºC para que no entre en ebullición en las frenadas muy exigentes o en situaciones de frenada continua como puertos de montaña.
  • Debe tener baja viscosidad para desplazarse rápidamente por el circuito.
  • Debe ser lubricante para el buen funcionamiento de los elementos móviles del sistema.
  • Debe ser químicamente estable para no corroer los elementos del sistema de freno con los que tiene contacto. 
  • El liquido de frenos es higroscópico y esta característica obliga a realizar un mantenimiento y sustitución del mismo cada 24 meses/36 meses.

 

¿Por qué es necesaria la sustitución periódica del liquido de frenos?

 

Al ser un liquido higroscópico tiende a absorber agua del ambiente y el lugar por donde se suele infiltrar mayor humedad es por los manguitos elásticos(latiguillos). Estos elementos a su vez se encuentran en la parte mas cercana a las mordazas de frenos que es una de las zonas mas próximas al punto donde mayor temperatura existe en frenadas largas o de máxima exigencia. 

 

El agua tiene un punto de ebullición de 100º y las temperaturas que se alcanzan en la zona de máxima intensidad están muy por encima de este limite. Un liquido de frenos con una proporción de humedad de tan solo el 1,5%, baja su punto de ebullición por debajo del limite de seguridad de los 230º en el caso de un DOT4. Esto implica que en situaciones de máxima exigencia de frenado la temperatura del sistema puede provocar la ebullición del fluido y por lo tanto el paso de este liquido a gaseoso. Al tener un compuesto gaseoso pasamos de compuesto incompresible a compresible y por lo tanto la fuerza que ejercemos en el pedal deja de transmitirse a los cilindros de frenos y queda anulada por el efecto almohada del gas que tenemos en el circuito. LA CONSECUENCIA ES QUE AL PISAR EL FRENO ESTE IRA AL FONDO PERDIENDO LA CAPACIDAD DE FRENAR.

 

Los diferentes tipos de líquido de freno.

 

Los líquidos de freno están normalizados bajo la normativa DOT y en estos momentos se utilizan DOT4 y DOT5.

  

Sus propiedades principales bajo normativa son 


DOT4 punto de ebullición 230º seco / 155º húmedo

DOT5 punto de ebullición 260º seco / 180º húmedo

DOT5.1 punto de ebullición 270º seco / 190º húmedo

 

El DOT5 se puede decir que no se utiliza ya que tiene base de silicona y le hace incompatible con el resto de líquidos. También es mínimamente compresible por lo que produce un tacto de pedal esponjoso. Su principal característica es no ser higroscópico. Posteriormente salio el DOT 5.1 que si que es compatible con los sistemas DOT3 y DOT4 y mejora el punto de ebullición. El liquido  mas usual es el DOT4 y el recomendado por los principales fabricantes de automóviles para sus sistemas.

 

 

También existen líquidos de freno de composición mineral (ISO 7308).

 

Estos líquidos tienen la ventaja de no ser higroscópicos y por lo tanto no varían su punto de ebullición al no absorber humedad del ambiente. Este liquido comúnmente llamado LHM suele estar presente en vehículos con suspensiones hidráulicas. En Citroen tradicionalmente los vehículos con suspensiones hidráulicas compartían el liquido de dirección con el liquido de frenos. Esto fue así hasta la aparición del C5 en el que el liquido de frenos ya no estaba compartido con la suspensión.

 

En nuestro taller disponemos del equipo de comprobación necesario para verificar el punto de ebullición del líquido de frenos.

 

En este enlace se puede ver un video con el proceso completo de comprobación del punto de ebullición del liquido de frenos realizado en nuestro taller.

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.



Escribir comentario

Comentarios: 0
Teléfono de contacto 916690500
SIN IVA -21% descuento
SIN IVA -21% descuento
Revisión Check&Go
Revisión oficial
Cambio de correa de distribución, oferta
Diagnóstico de averías
Ozono Friendly, higienización del climatizador y Aire Acondicionado

ITV
Nuestro Blog, noticias y mucho más.
Solicitud de presupuesto de taller.
Solicitud de cita previa de taller.
Accede a Taller Especialista BMW y MINI
Todos nuestros datos de contacto.